Healthy Living

Encuentre en esta sección información importante para proteger su salud y la de su familia.

Autismo - Alternativas de Tratamiento

La calidad de vida se define como el tener relaciones exitosas, ser competentes en lo que hacemos y ser independientes. Esta es la misma calidad de vida deseada para los niños con autismo. Para lograrlo necesitamos remediar sus déficits principales en vez de compensar por estas dificultades. Es importante proveer al niño con las herramientas necesarias para ser exitoso en un mundo dinámico.

Cada niño tiene diferentes necesidades, las cuales pueden incluir las áreas de comunicación y socialización, destrezas sensorimotoras, de conducta y alimentación entre otras. Por esta razón, es importante que la familia trabaje directamente con la guía de un equipo de profesionales para desarrollar el programa de intervención adecuado para su niño. Tanto la familia como el terapeuta del habla-lenguaje, el terapeuta ocupacional, el psicólogo o psiquiatra, el pediatra del desarrollo, el neurólogo y el nutricionista deber ser parte de ese equipo de trabajo.

Hoy día existen otras alternativas de tratamiento complementarias a las tradicionales que pueden ayudar al niño a mejorar su ejecución. Entre ellas está el Programa “RDI” (Relationship Development Intervention), que trabaja directamente con la familia o los padres del niño. El objetivo principal es restablecer la relación entre los padres o cuidadores primarios y el niño, utilizando la participación guiada (“guided participation”). En esta interacción el padre actúa como un guía y el niño como su aprendiz. No sólo se trata de adquirir destrezas sino de tener un guía que establezca límites, fomente la colaboración y divida las tareas en pasos cortos para que el niño se sienta competente. Al niño sentir que sí puede, comienza a manifestar pequeños cambios en su participación y ejecución en un ambiente dentro del cual se siente seguro.

Otra alternativa es “The Listening Program”, un método basado en la música que entrena conjuntamente al sistema auditivo y al cerebro para procesar mejor la información que recibe. Cuando la percepción auditiva es distorsionada, pueden surgir problemas de procesamiento auditivo que lleven a dificultades académicas, emocionales, cognitivas y sociales. Al proveer una estimulación diseñada para “ejercitar” las diferentes funciones del sistema de procesamiento auditivo, le facilitamos al cerebro el recibir, procesar, almacenar y utilizar la información que recibe del ambiente. De esta forma el aprendizaje, la atención, la comunicación y las destrezas sensoriales contribuyen al mejor desempeño del niño.

Información provista por: Noris Rosario Luna, OTR/L RDI/CIT,
Mayra Jacobs Torres, M.S. PH-L

Nota: Toda la información aquí incluida tiene propósitos educacionales solamente, no debe sustituir la consulta o visita a su profesional de la salud.

puntero verde

COMENTARIOS